AUMENTAN INFRACCIONES A LA LEY DE PESCA EN LA REGIÓN

6 abril, 2016

DSC_0153_opt
En un 71% se incrementaron los procedimientos de la PDI por infracción a la Ley de Pesca y Acuicultura, entre los años 2013 y 2015, lo que significó pasar de 38 a 65 diligencias anuales, informó la Brigada Investigadora de Delitos contra el Medio Ambiente y Patrimonio Cultural Arica y Parinacota.
En la jurisdicción de esta unidad operativa (regiones XV y I) los ilícitos han estado principalmente vinculados al transporte y comercialización de recursos hidrobiológicos en veda, como el loco.
En este sentido, en los últimos tres años la policía llegó a incautar 2.334 kilos de locos desconchados, listos para su comercialización.
Para graficar el alza que ha experimentado este tipo de ilícitos en el extremo norte, el jefe de la Bidema Arica, subprefecto Pablo Ibarra, dijo que del total de procedimientos realizados entre el 2011 y 2015 por la Bidema Arica, el 16% corresponde al área de los recursos hidrobiológicos. En cambio, en todo Chile esta actividad policial representa solo el 5% de las diligencias.
Aseveró que “En esta zona del país las infracciones a la Ley de Pesca y Acuicultura solo son superadas por los delitos de fauna (17%) y el maltrato animal (25%)”.
Aunque estos delitos están mayoritariamente relacionados con el transporte y comercialización de los recursos marinos, la policía también ha realizado investigaciones por tenencia de especies hidrobiológicas, principalmente halladas en exhibición, en restaurantes y locales comerciales”.
De hecho, en el trienio 2013-2015, además de las 2,3 toneladas de locos, la policía ambiental de Arica incautó 177 unidades de peces, restos óseos de cetáceos, caparazones de tortugas, caballitos de mar, tortugas de orejas rojas/amarillas, dientes de lobo y locates.
El artículo 135 bis de la Ley de Pesca y Acuicultura considera un crimen dar muerte, cazar o capturar un ejemplar de cualquier especie de cetáceo. Asimismo, tipifica como delito simple el tener, poseer, transportar, desembarcar, elaborar o efectuar cualquier proceso de transformación, comercialización o almacenaje de estas especies y de sus partes.
En cuanto al incremento de los casos que infringen esta normativa, indicó que se explica tanto en el mayor control de la autoridad como en el lucro propiamente tal que deriva de esta actividad ilícita.