PRESO: GOLPEÓ A MASCOTA

15 mayo, 2016

1
La Policía de Investigaciones de Chile detuvo y llevó ante la justicia, en Arica, a un sujeto que golpeó y dejó con lesiones de carácter grave a la mascota de su hija, un perro mestizo de solo tres meses y medio de edad.
El ataque contra el cachorro se registró en un domicilio de la población Tucapel I y ocurrió, según confesó el imputado a la PDI, porque el animal se orinó al interior del inmueble.
El procedimiento fue adoptado por la Brigada Investigadora de Delitos Contra el Medio Ambiente y Patrimonio Cultural (Bidema), por decisión de la Fiscalía, tras la denuncia de testigos de esta agresión.
“Esta persona (el detenido) lo que señala es que había adoptado este perrito, se lo había regalado a su hija”, relató el médico veterinario, Francisco Valdenegro, uno de los oficiales a cargo de la diligencia.
El animal sufrió una fractura pélvica producto de un politraumatismo, según confirmaría más tarde la Bidema en las radiografías practicadas por un especialista particular.
El oficial Valdenegro dijo que “la mascota resultó con varias lesiones en el tren posterior, principalmente en la zona de la pelvis, donde a simple vista habían signos de crepitación. No apoyaba ninguno de sus dos miembros”.
Los exámenes revelaron que el perro “presentaba una contusión grande en el sector femoral, inflamación de ambos miembros, pero principalmente el derecho, que se podía relacionar con lo que relataban los testigos: una patada”, aseveró el detective.
La agresión también dejó huellas en el comportamiento del animal que “llegó con mucho miedo” y “se orinaba cuando uno se acercaba”, dijo el especialista, quien agregó que el canino “presentaba un estado de deshidratación y desnutrición leves” que revelan falta de cuidados.
Tras su detención, el dueño del perro, un hombre identificado como J.A.V.C., de 27 años, fue formalizado por la fiscal Erika Romero por el delito de maltrato animal, que sanciona el artículo 291 bis del Código Penal.
Por su parte, la jueza de Garantía de Arica, Sara Pizarro, impuso al detenido la obligación de velar por el buen estado de salud del cachorro e impartió instrucciones a la Bidema para verificar el cumplimiento de esta orden.