TRES CABALLOS FAMÉLICOS

10 mayo, 2017

PDI detecta tres caballos famélicos en investigación por maltrato en Arica
La Policía de Investigaciones encontró a tres caballos famélicos y con evidente falta de cuidados, por parte de sus responsables, en una caballeriza del valle de Azapa, en la comuna de Arica, luego de iniciar una investigación por una denuncia de maltrato animal.
Los detectives de la Brigada Investigadora de Delitos contra el Medio Ambiente y Patrimonio Cultural (Bidema) constataron que en un corral del kilómetro 24, en un sector denominado “Punta Cabuza”, un particular mantenía trece equinos, tres de los cuales mostraban signos físicos de no haber bebido ni comido.
Según las indagatorias de la policía, esto se debió a que el resto de los caballares no dejaba que los tres animales desnutridos se acercaran al agua ni a la alfalfa disponible en el lugar, situación que no fue impedida por su dueño ni cuidador, aun cuando conocían lo que ocurría.
El comisario de la Bidema, Cristian Gálvez, explicó que la falta de cuidados por parte de los involucrados, para asegurar el bienestar de todos los ejemplares de la caballeriza, configuró el delito de maltrato animal, por lo que ambos fueron detenidos. Posteriormente, los inculpados recuperaron su libertad, pero bajo la figura legal de1l apercibimiento, es decir, a la espera de ser citados a declarar por parte de la Fiscalía.
“Una investigación y análisis del sitio del suceso, con el apoyo de detectives especialistas en medicina veterinaria, nos llevó a establecer la existencia de un esquema de dominancia y sumisión dentro de corral, donde los caballos más fuertes impedían que los más débiles se alimentaran correctamente. Éste es un fenómeno que se da naturalmente en distintas especies, pero que en este caso en particular, se vio agravado por la falta de medidas correctivas del dueño y cuidador de los equinos”, precisó el oficial.
El examen veterinario arrojó que la situación afectó a tres yeguas de 1, 10 y 13 años, las que debido a su mala nutrición, evidenciaban ancas prominentes y huesos visibles de costillas y columna. Además, el animal más viejo registraba una deshidratación leve y cuello delgado.
En coordinación con el Ministerio Público, se determinó que el propietario deberá adoptar las medidas necesarias, en un plazo perentorio, para brindar cuidados y atención veterinaria a estos caballos en el mismo lugar. La Bidema se encargará de supervisar el cumplimiento de estas medidas paliativas, mientras el caso continúa su curso. De no acatar este acuerdo, los involucrados se exponen a la persecución penal del delito en tribunales.